Javier Marín: las anomalías de la forma

Autor: Eligio Calderón

Título del texto: Javier Marín: las anomalías de la forma

Publicación: Retablo

Proyecto / obra:  Proyecto Retablo Catedral Basílica de Zacatecas. 2011

Publicado por: Terreno Baldío Arte

Javier Marín: las anomalías de la forma

Eligio Calderón

 

I

Toda forma es por perpetración: es fascinans por una parte y tremendum en la otra cara.

 

Y mysterium en las dos. Siempre. Nos es totalmente cercana, como la sombra; y ajena, otra y lejana, como el eco. Creada en la vida misma, perturba que crezca en ella y, llegado el momento, desaparezca. Pero lo que más nos anonada es que nunca es el acontecimiento natural mismo.

 

No es ordinario ver en la forma humana una epifanía, una revelación, un acontecimiento; y, más raro, reconocer su primordialidad en su predicabilidad huidiza, precaria, lábil; pero es excepcional hacer de la forma humana el tópos de todo engendramiento y convertirlo en forma de arte. Para Javier Marín, toda forma se resuelve en un nudo rítmico. ¡Que haya forma humana!: la forma como umbral, sitio, lugar donde se afronten, diriman, tensen y se encuentren la vida engendradora de formas, las formas de los mundos vitales y la forma como concepto común a las artes. Todas esas formas son precarias, agotables, mortales, finitas: cambian, inadvertidamente, cuando su jadeo no se admite en su respiración; o vertiginosamente, buscando con avidez sus despedazamientos: por dispersión y desmembramiento, por ocultación o ablación. También es una forma pretender la Forma, querer lo que es común a todas las formas o hallar lo que tienen en común. O subrayar lo que las vuelve irreductibles, yendo en dirección a un origen cosmogónico; o irreversibles, indiciando aquéllas que no regresarán más, o identificando de qué muerte, de qué tamaño es la huella que las sigue suprimiendo.

 

Toda forma se resuelve en su modo de enunciarse: su temporariedad, su extensión, no la agotan; y su exterioridad nunca le es suficiente. Ninguna forma se agota en proposiciones. Lo que las visibiliza es la multiplicidad y contradictoriedad de los puntos de vista y de enfoque: las formas son también los conflictos: campos de tensión, o tensores: sin su vibración no podría girar la luz, no sabríamos de ellas, no ocurrirían en el universo: las formas son al mismo tiempo su conciencia.

  

 

Para consultas del texto completo por favor enviar un correo a: editorial@terrenobaldio.com